La zona donde se localizaron los cuerpos, localizada a 120 kilómetros del puerto de Veracruz, uno de los mayores del país, es escenario de disputas entre los cárteles de los Zetas y el Jalisco Nueva Generación.
Copiar enlace

Páginas