La Alcaldía de Guayaquil

Jueves, 18 de Mayo, 2017 - 00h07
18 Mayo 2017

Lentamente, pero de manera sostenida, vamos entrando en calor para la próxima elección que elegirá a los nuevos alcaldes, concejales y prefectos en el Ecuador en el 2019. Hasta hace tres semanas, el fragor de la última lid electoral aún se sentía en el ambiente, unos hablando de un fraude, jamás probado, y otros de un triunfo categórico, hecho por cierto muy alejado de la realidad. En este escenario que hemos estado viviendo: ¿cómo así este cambio tan rápido de objetivos políticos? En el caso del Gobierno está claro que quisieron desviar rápidamente la atención respecto de los ánimos caldeados que se vivieron en el país los días posteriores a la segunda vuelta, incluso proponiendo al mismísimo Rafael Correa como precandidato a la Alcaldía de Guayaquil; y por el lado de los partidarios de CREO, cambiar urgentemente de tema sobre en lo que en mi concepto fue una fallida y peligrosa estrategia de salir a decir en medios televisivos que fueron los triunfadores de la segunda vuelta, cuando hasta el día de hoy no se han logrado exhibir las actas que sumadas le hubiesen podido dar el triunfo a Guillermo Lasso.

Dicho lo anterior, ¿qué partidos pueden ser los que podrían aspirar a la Alcaldía de Guayaquil?, pues muy sencillo. Los únicos partidos que han sobrevivido como fuerzas políticas en el país. El PSC-MG, AP y CREO en su orden. Pensando en voz alta, si la candidata del PSC-MG es Cynthia Viteri, está claro que su liderazgo en Guayaquil ha quedado ampliamente demostrado en esta última elección, además que históricamente cuando existen elecciones seccionales en Guayaquil, el PSC-MG le ha ganado a Alianza PAIS holgadamente en concejales (diez concejales contra cinco en la última elección) y con elevadas diferencias en lo que se refiere a candidaturas para la Alcaldía. Y en un lejano tercer lugar estaría algún candidato de CREO. Salvo que fuera Lasso el candidato –algo muy difícil que suceda–, el futuro de algún candidato de esta tienda política en las futuras elecciones es bastante gris, por no decir negro. Los casos del compañero Jairala (que anda abriendo tienditas) y de Abdalá Bucaram Jr., o incluso del loco que ama, no tienen ningún sentido de ser analizados ya que no tienen la más mínima posibilidad.

Restará simplemente esperar cómo se desenvuelve el país en los próximos meses para tener aún más claro el panorama electoral con cara a la Alcaldía de Guayaquil. Al PSC-MG le tocará trabajar muy duro para recomponerse de la campaña de desprestigio orquestada en medios digitales sobre supuestos pactos con el partido de gobierno o la “falta de apoyo” en las calles por el supuesto fraude. En cambio, Alianza PAIS dependerá mucho de lo que haga Lenín. Si el Ecuador se estabiliza y el Gobierno da señales positivas en el ámbito económico y vuelve a vivirse un ambiente de libertad y de democracia, es posible que tengan alguna posibilidad. Antes por el contrario, si el candidato del continuismo sigue la tendencia de arrogancia, prepotencia, y conculcadora de las libertades de su antecesor, el camino del PSC-MG para mantenerse en la Alcaldía de Guayaquil parecería estar claro.

La Alcaldía de Guayaquil
Lentamente, pero de manera sostenida, vamos entrando en calor para la próxima elección que elegirá a los nuevos alcaldes, concejales y prefectos en el Ecuador en el 2019.
2017-05-18T00:07:03-05:00
El Universo

Te recomendamos