¿Factor expulsor de la ruralidad? IV

Miércoles, 17 de Mayo, 2017 - 00h07
17 Mayo 2017

Comparto más opiniones de lectores que buscan evitar que el sistema educativo expulse a los alumnos de su ruralidad, según mi primer artículo sobre el tema, publicado el 26 de abril de 2017:

Se deben crear carreras técnicas especializadas de bachillerato y revisar las tablas salariales de los profesionales agropecuarios.

BanEcuador, que cuenta con una base de clientes que han hipotecado su predio rústico, debería crear líneas de crédito para viviendas y tecnología virtual, asegurando bienestar a largo plazo y retorno seguro de sus colocaciones.

Promover la asociatividad y el cooperativismo de pequeños agricultores conformando unidades rentables

Incorporar los centros de educación superior al servicio del sector agrícola, con infraestructura, laboratorios, logística, capacitación permanente y programas de emprendimientos.

Que el Gobierno Nacional y las entidades autónomas descentralizadas promuevan la educación del bachillerato y de nivel profesional con carreras cortas agrícolas, útiles y rentables para los campesinos, dueños de la tierra, comuneros y peones.

Agricultores bien preparados para un mejor tratamiento a la tierra evitarán su erosión y deforestación.

Debemos promover el trabajo mancomunado del campesinado, hombres y mujeres debidamente preparados.

Escribo desde Paltas, provincia Loja: todo lo que usted ha expresado en su artículo es ciento por ciento correcto, ya vienen las cosechas y los precios de los productos se ponen excesivamente baratos. No tiene el Estado un centro de acopio con precios y pesos justos, para ayudar efectivamente al agricultor y no verter solamente promesas.

En In Terris creemos que “sin campo no hay ciudad” y que frente a los problemas como la falta de capacitación práctica y contextualizada o la alta dispersión poblacional campesina, son claves soluciones como el saneamiento ecológico descentralizado y la agroecología, similar a la permacultura.

He quedado positivamente sorprendido porque creí que nadie se había dado cuenta del éxodo de jóvenes rurales a la ciudad. Muchas veces de un trabajo digno pasan a mendigar. Con mi familia, conscientes de esta realidad y de las grandes ventajas que ofrece el campo, decidimos revertir la tendencia y mudarnos de la ciudad al campo. Puedo describir con lástima cómo los jóvenes que antes sembraban sus tierras hoy están en los pueblos donde se ubican sus colegios, dedicando su tiempo libre a vicios, drogas.

Según la OIT, apenas el 20% del total de trabajadores de América Latina y el Caribe labora en el área rural, cifra que tiende a disminuir. Además, manifiesta que el núcleo de la pobreza está en el campo, siendo la razón por la que tenemos una débil cultura rural. Es el sector donde deben aplicarse medidas urgentes.

En algunos cantones se cría ganado vacuno, incluso caprino y porcino; existen camales y se generan miles de pieles para la confección de artículos de cuero, incluyendo infinidad de artesanías. Un buen proyecto contribuiría a superar las condiciones de vida de mujeres campesinas incorporando valor agregado a las pieles, incluso formando asociaciones microproductoras de economía popular solidaria.

¿Mejorarán la educación campesina y la agricultura ecuatoriana? ¿Sería tan amable en darme su opinión? (O)

¿Factor expulsor de la ruralidad? IV
Comparto más opiniones de lectores que buscan evitar que el sistema educativo expulse a los alumnos de su ruralidad, según mi primer artículo sobre el tema, publicado el 26 de abril de 2017
2017-05-17T00:07:03-05:00
El Universo

Te recomendamos