Visiones no aisladas

Sábado, 18 de Marzo, 2017 - 00h01
18 Mar 2017

La señora Tintori intenta ingresar a Ecuador y no se le permite. Una vergüenza extrema para nosotros, al menos para una mayoría (en este caso aunque silenciosa, indiscutible). Pero si somos mayoría, ¿por qué el poder puede tomar decisiones que van en contra de la voluntad del “soberano? Simple, porque hay poderes democráticos que al menos lejanamente se hacen la pregunta: “¿qué quisieran mis ciudadanos que yo haga en este caso, porque es lo justo?”; y otros simplemente: “¿cuál es mi interés?”. La ciudadana venezolana no puede entrar “porque viene a hacer política”. Quizás, pero eso qué quiere decir: ¿apoyar específicamente a alguien?, ¿expresar ciertas ideas?, ¿dar testimonio de lo que sucede en Venezuela, cuyo gobierno siempre fue defendido por la Revolución ciudadana? Quizás sea prohibido todo eso, ¿pero cuando desde el Gobierno se ha traído en diversas épocas a un interminable listado de gente (muchos pagados con nuestros impuestos) para apoyar su visión del mundo, es decir, hacer política, llegaron con una visa que decía expresamente “vienen autorizados para hacer política”? Es la misma justificación que se dio, por ejemplo, en el caso de Fundamedios u otros: solo pueden hacer política los que tienen autorización desde el poder.

Elecciones de fiscal y contralor. El objetivo es obviamente claro: estar seguros de tener candados para el futuro. Si gana el candidato propio, para que no se “vire” (en otros países ha sido frecuente), o si la gana la oposición, para no andar de juzgado en juzgado. El contralor repite por tercera vez, debe ser realmente un personaje insustituible, ¿es demasiado bueno o sabe demasiado? Como lo primero no es cierto… Hay cambio de fiscal (gracias a Dios), pero vamos por más de lo mismo, faltarán traductores, no alcanzará a tomar vuelos a tiempo, en fin… pero si gana la oposición, estará presto para la acción.

Correa, que amenaza con la muerte cruzada. “Si no se portan bien…”. Obviamente, el mensaje es para la oposición, pero ¿no será también para Lenín? La muerte cruzada es parte de la gama de opciones de la democracia ecuatoriana, con sus pros y contras. Fue creada para establecer cierto equilibrio entre Legislativo y Ejecutivo, no puede uno plantarse encima del otro, porque les obliga a revolcarse juntos. Pero nunca se pensó (¿o sí se pensó?) para que alguien desde afuera (desde Bélgica o Monteserrín) pudiera amenazar a todos los actores reales.

Lenín y los debates, que difícilmente en su visión serán más de un debate. Los rehúye como la peste con mil artimañas, desde que ganó la primera vuelta y por ende tiene la sartén por el mango hasta la inutilidad de los mismos. Siempre se parte de un “ligero” malentendido: el mango lo tenemos los ecuatorianos. El voto es nuestro, igual que la necesidad de conocer mejor a los candidatos. ¿Acaso alguien que en el Gobierno va a enfrentar situaciones muy complejas puede escapar a un simple debate?, si no puede enfrentar eso, ¿qué puede enfrentar? Es el colmo que la ley tuviera que obligar a la existencia de esos debates; debe nacer de la ética básica… ¿la hay? (O)

Visiones no aisladas
La señora Tintori intenta ingresar a Ecuador y no se le permite. Una vergüenza extrema para nosotros, al menos para una mayoría (en este caso aunque silenciosa, indiscutible).
2017-03-18T00:01:08-05:00
El Universo

Te recomendamos