Elecciones y educación cívica

Sábado, 18 de Marzo, 2017 - 00h01
18 Mar 2017

Preparación y ejercicio de elecciones no son hechos ajenos a la moral cristiana; deben educar en valores como bien común, verdad, justicia, responsabilidad.

Asuma quien asuma la primera magistratura no asumirá solo un ‘debe’, asumirá también un ‘haber’ en la contabilidad del país.

Los políticos maduros, es decir, pensantes y responsables, no quieren aparecer grandes, denigrando a los antecesores. Su grandeza debe fundamentarse en nuevos servicios, sin pretensión de comenzar de cero. Nadie es indefinidamente considerado grande. Cuando el servicio del “grande” termina, si este es humilde, sigue grande, respetado por la sociedad.

Actuales gobernantes, para triunfar en elecciones, apenas explicaron el socialismo siglo XXI; centraron su campaña en errores cometidos en la “década perdida”. Se invitó a pensar que la historia del Ecuador comenzaría con ellos. Proyectaban un halo de honradez, prometiendo borrar el “oscuro pasado de la bancocracia”.

Son varios los hechos de corrupción de integrantes o cercanos al Gobierno. Prueban que deben algo, ocultando en cuanto pueden, antes de las elecciones, a prominentes implicados en hechos de corrupción.

Sus servicios, en algunos aspectos grandes, son contrastados por la conducta de algunos de ellos, al tal punto que expertos afirman que se ha formado en el actual Gobierno un “concierto para delinquir y mentir”. Los griegos, considerados padres del sistema democrático, difícilmente encontrarían en nuestras elecciones esos elementos fundamentales de la democracia:

1ª. Información veraz y 2ª. Libertad real.

Los ciudadanos con poder de emitir su voto elegían con libertad, de acuerdo a su saber.

Los dirigentes políticos debieran informar con objetividad acerca de los proyectos o programas. No nos engañen como se engaña al niño, ofreciéndole un helado. Hoy se ofrece triplicar el bono, en vez de proyectos estudiados para aumentar la producción y mejorar la distribución de lo producido

Información veraz, objetiva acerca de recursos existentes y de los que pueden crearse con el aporte de todos, para beneficio de todos.

Deben, al menos, respetar la libertad de información. Contrarían la democracia persecuciones y diversas acciones, con las que se impide que lleguen a los ciudadanos informaciones ajenas a los gobernantes.

Ejemplo reciente: se prohibió ingresar al país a la esposa de un prominente político venezolano encarcelado sin el debido proceso y torturado. Cabe preguntarse: ¿hay temor de que se conozca de primera voz: -que centenares de venezolanos ajenos al régimen mueren por falta de medicinas; -que muchos buscan comida hasta en los basureros?

Los ecuatorianos, a pesar de recorrer el mismo sendero, no hemos llegado al despeñadero, que se quiere ocultar. Los que estamos informados no queremos esa experiencia venezolana. Nuestro jefe acepta inteligentemente aportes diversos del libreto.

A nosotros, ciudadanos, nos corresponde: -Esforzarnos en conocer a dónde se nos quiere llevar. -Elegir libremente con responsabilidad personal y social. No somos rebaño.

Afecto e intereses influyen en el juicio de la realidad; la reflexión influye a su vez en la valoración de esa realidad.

Deseo, espero que a las luces y sombras de nuestra actual realidad socioeconómico política se añadan más luces que sombras el día de la elección. (O)

Elecciones y educación cívica
Preparación y ejercicio de elecciones no son hechos ajenos a la moral cristiana; deben educar en valores como bien común, verdad, justicia, responsabilidad.
2017-03-18T00:01:08-05:00
El Universo

Te recomendamos