¿Audacia sin límites?

Lunes, 6 de Febrero, 2017 - 01h28
6 Feb 2017

“Verdades alternativas”
La expresión salió del entorno del gobierno de Donald Trump, para no admitir que versiones de su equipo informativo son falsas. Señalaron que se estaba ante una especie de “alternative facts”, “verdades alternativas”.

Lo del IESS, ¿será una ‘verdad alternativa’?
Primero, le quitaron al IESS el 40% de financiamiento obligatorio del Gobierno para el fondo de jubilación; y, en agosto del 2016, al Fondo de Salud del IESS le borraron de deuda por cobrar al Gobierno USD 2.506,7 millones, por prestaciones de salud a jubilados y por enfermedades calamitosas. Un verdadero “trague” del Gobierno, contra los jubilados del IESS y contra los actuales afiliados, porque sobre sus aportes, tendrá que soportarse el gran hueco financiero que se genera.

¿Podrá calificarse de insolencia el argumento de que eliminan la deuda, porque la norma jurídica está en la ley y los gastos se efectuaron, pero no se han dictado “las normas reglamentarias” –que además, para el efecto, no son esenciales– cuando el propio Gobierno debió dictarlas, si se las creía indispensables?

¿Las entidades de control validarán este “trague”?
Para confundir, intentan explicar que ya no se atenderán pacientes en unidades hospitalarias fuera del IESS, pero aun atendiéndose a los pacientes en sus propias unidades, tiene un costo esta atención –y más caro que en el caso de la mayoría de las unidades privadas–.

Hay más, el Gobierno escandalizó en julio del 2016, en el sentido de que las unidades privadas le habían “atracado” al IESS por atención de pacientes en unidades médicas fuera del IESS, más de USD 503 millones, cuando el informe de la Contraloría lo que instruía era una revisión al detalle de la facturación por ese valor. El IESS, a fines del 2016 ha formado equipos de trabajo, a cumplirse en 27 meses, para revisar toda la facturación, o sea no habría datos finales posibles de confiar sino a enero del 2019. Recién entonces se sabría qué perjuicio podría haber tenido el IESS.

Lo del “atraco” fue un hecho publicitario, para tener el pretexto de no pagar lo que se debe a los centros de salud.

El listado de Odebrecht
Puede ser malicia, después de experiencias negativas como fueron los casos de Pedro Delgado y de Carlos Pareja Yannuzzelli, pero cuando el Gobierno dice que debe guardar “reserva” hasta que verifique toda información que se le dé, la percepción es que se quieren ocultar las cosas hasta poder protegerse de lo que puede salir.

En el caso de Delgado había mensajes publicados desde el dominio “…presidencia.gob.ec” dando instrucciones evidentemente vinculadas a ilícitos, pero hasta homenaje con asistencia presidencial recibió y luego se le dio permiso para que vaya al exterior y regrese. Nunca regresó.

En el de Pareja Yannuzzelli, la corrupción –sobre precios y otros ilícitos– era desbordante y se evidenció tiempo atrás de su fuga. ¿Había que esperar el informe de la “asistencia internacional”? Pareja se fue al exterior el 28 de septiembre de 2016.

La versión gubernamental de que Pareja Yannuzzelli actuó engañando al Gobierno –bajo órdenes de un tercero– con la corrupción que ya era desbordante, equivaldría a asumir que este actuó con por lo menos insolvencia ética, a pesar de lo inocultable de la corrupción en la empresa petrolera. Tampoco es creíble la versión de Pareja Yannuzzelli de que él solo fue un operativo de la corrupción bajo las órdenes del vicepresidente Glas.

¿Cuán parecido podría ser el enfrentamiento a lo que se dio en el Perú entre Fujimori, Montesinos y otros, que alguien resumió: “más que mal reparto, saltó lo que ya no era ocultable”?

El presidente Correa ha publicado unos mensajes cruzados a partir de octubre del 2016 con Pareja Yannuzzelli en que este le pide clemencia, y él le exige se presente en el Ecuador.

Bien hecho por el presidente Correa, pero la exigencia sería que Correa, Glas y Pareja publiquen todos los mensajes cursados entre ellos, por lo menos desde mediados del 2016. Ahí podría haber pistas para llegar a conocer algo más de la podredumbre de los negocios en la empresa petrolera. Es decir, no solo publicar lo que le interesa que otros conozcan, sino todo.

Si en lo de Odebrecht hubiese listas de opuestos al Gobierno, fuera de la lista de “anonymus”, de los años noventa, que es editada para un uso político contra los socialcristianos, conforme está evidenciado, ya se hubiese escandalizado.

¿Habrá fraude?
Lo esperable es que se rebase hasta lo que parezca imposible para que el binomio Moreno-Glas llegue al 40%.

Será autocolocarse una armadura de protección, contra el riesgo de fiscalización, auditorías y justicia no sometida.

La persecución desde el poder a los adversarios, desde intentar afectarlos hasta la violencia física –para generar temor– va a darse. El caso de Enrique Ayala Mora, candidato a asambleísta por Imbabura, es una evidencia, quisieron afectar su imagen de excelencia en el rectorado de la Universidad Andina y no lo pudieron, en la noche del jueves 2 de febrero lo agredieron físicamente en Ibarra. (O)

…que Correa, Glas y Pareja publiquen todos los mensajes cursados entre ellos, por lo menos desde mediados del 2016. Ahí podría haber pistas para llegar a conocer algo más de la podredumbre de los negocios en la empresa petrolera”.

¿Audacia sin límites?
La expresión salió del entorno del gobierno de Donald Trump, para no admitir que versiones de su equipo informativo son falsas. Señalaron que se estaba ante una especie de “alternative facts”, “verdades alternativas”.
2017-02-06T01:28:11-05:00
El Universo

Te recomendamos