Aunque usted no lo quiera creer

Lunes, 9 de Enero, 2017 - 00h07
9 Ene 2017

¿Será magia?, ¿será audacia?, ¿será creatividad?, ¿serán prejuicios ideológicos, sociales o económicos?

En la década ganada/perdida, como quiera considerársela, ¡qué cosas se han visto!

Revise, lector, lo que sigue y fórmese su criterio.

Son deudas y se hace aparecer que no lo son
Por años no era aceptable que los créditos al Estado, provenientes del exterior, tengan caución específica o mecanismo de pago, porque aquello los convierte en privilegiados y encarece a los créditos “soberanos” que no tienen esos privilegios.

Cambiándole el nombre a “ventas anticipadas de petróleo”, con empresas chinas inicialmente y ahora también de otros países, llegando a un elevado porcentaje de toda la exportación petrolera, el Ecuador se ha endeudado desde el 2007, por los años por venir, con intereses y no bajos, comprometiendo así nuestra producción exportable.

A las empresas que “adelantan los fondos”, chinas y de otros países, para nada les interesa llevar el petróleo ecuatoriano a sus refinerías, sino que hay un “tercero”, que lo acapara en sus mayores volúmenes, haciendo gran negocio.

Se trata, así, de puros negocios financieros de créditos caucionados que dan esas empresas, pero, con el pretexto de que se trata de solo “ventas anticipadas de petróleo”, no se contabiliza lo adeudado como deuda externa, encubriéndose así parte importante de esta.

Y en lo interno
En lo nacional, antes se registraba como deuda interna lo que el Gobierno central tomaba del IESS, que no es dinero del Gobierno, sino de todos los afiliados al IESS y sus jubilados. Con el pretexto de que el IESS está en el sector público, el Gobierno hace un solo pastel con todos los fondos, y no declara deuda interna a los miles de millones que toma del IESS. Igual sucede con recursos de otras entidades, incluyendo la liquidez del Banco Central del Ecuador, los que suman otros miles de millones de dólares.

¿Será lícito que tales apropiaciones por el Gobierno central de liquidez que no le pertenece, no sean registradas como deuda pública interna?

¿Instructivo que facilita extorsionar?, ¿será?
En el actual gobierno se está obligando a condicionar la emisión de facturas a que le sea requerida específicamente su emisión por el respectivo funcionario de la entidad del sector público –sin este requerimiento no puede haber facturación– y solo habrá mora después de que se haga tal requerimiento.

En otras palabras, antes usted contrataba, vendía, construía o prestaba otro servicio y, entregado lo comprometido o cumplido el servicio, usted podía facturar, igual que en el caso de negocios privados. Ahora, no sería así, una vez cumplido el contrato usted tendría que esperar que le requieran emitir la factura. ¿En qué tiempo?, podría ser como en el dicho del día de “San Blando”–que parecería que no tiene cuándo–.

Habrá funcionarios honestos, pero también de los otros, que extorsionen –o pidan coimas– para extender el requerimiento de emisión de facturas.

Y, al respecto, cuán equivocado el presidente Correa en la figura del cohecho.

Sus palabras de explicación-ejemplo, según lo publicado: “…yo soy el gerente de Ventas de una empresa, para que me den el contrato o, para agilitar el contrato, como tengo una comisión del 5%, y le digo –se supone que a quien tenga que decidir– ve, yo te doy 2% de mi comisión, o sea, no es que haya sobreprecio, no es que se perjudique al Estado”, más allá del cohecho que sí señala el presidente que es delito.

Y continúa “…recibirían –supongo que se refiere a las autoridades– comisiones para hacer lo que tenían que hacer”.

Aclara: “sí me explico; probablemente, se le hubiera tenido que dar el mismo contrato a la misma empresa”.

Simplismo y grave ingenuidad del presidente. Fiscalicen o auditen en serio y saltarán los sobreprecios y otras infracciones.

El gobernante supone que siempre es el empresario o proveedor el que corrompe. En los hechos, está la práctica de otra infracción, la extorsión por parte de autoridades y funcionarios, por la que no hay contrato o no hay pago, de no haber dinero por delante, que además se une a la figura del peculado.

La antidolarización
El presidente Correa siempre se lamenta de que la dolarización impide que haya “política monetaria soberana”, porque la variable monetaria le permitiría hacer ajustes devaluatorios.

Si años atrás la dolarización fue el refugio para evitar mayor colapso monetario, después de lo sucedido en gobiernos de la llamada corrupción siglo XXI –Argentina, Brasil y Venezuela– ni pensar en eliminarla, es el sentir de más del 90% de los ecuatorianos.

El candidato Lenin, al mismo tiempo que acepta que los ecuatorianos quieren que no salgamos de la dolarización, en Teleamazonas declaró: “Hay que mantener la situación de la dolarización mientras nosotros no desarrollemos nuestras fuerzas productivas y podamos tener con confianza una moneda propia”.

¿Quién definirá cuándo haya confianza para la “moneda propia”?

El “sí, pero…” de Lenin
Conozco a Lenin Moreno, desde la época de Mahuad, yo entonces era diputado nacional.

Siempre hábil y jocoso.

Podría patentar la frase “sí, pero….”, respecto a acciones y decisiones del presidente Correa. También ante propuestas de opositores.

El desarrollo del “pero…” es lo que queda pendiente.

¿Cuán profundos son los “pero…” de Lenin?, creo que ni él los ha definido.

Por eso se dice que el presidente Correa tiene a Jorge Glas como una especie de seguro para sus exigencias.

Después de esa especie de beca con costo millonario, por normativa especial que para él dictó el gobierno del presidente Correa, para su estancia en Ginebra, en calidad de enviado especial del secretario general de las Naciones Unidas sobre Discapacidad y Accesibilidad, en el 2014, sin remuneración, el Gobierno intenta justificar el costo asignándole como logros decisiones y acciones de Naciones Unidas como las relativas a los sismos del 2016. “Sin Lenin no se hubiese recibido la cooperación de Naciones Unidas” se ha dicho. ¡Qué falta de respeto para las decenas de funcionarios, desde embajadores hasta otras funciones, haciendo aparecer que sin Lenin no habrían podido obtener que se concrete la cooperación del organismo internacional!

Ahora salta lo de los contratos de entidades del sector público con la Fundación Eventa, de él y su familia, por decenas de miles de dólares, auspiciando así sus conferencias y actividades, como la del tema “Ser amable es fácil, divertido y productivo”.

Aclara Lenin que ni él ni sus familiares han percibido un centavo de todo ese dinero, sino que los recursos se han direccionado a sectores sociales que requerían programas de ayuda.

Ofrece Lenin una explicación que deberán prepararle. Mucho más sencillo es entregar a conocimiento de la ciudadanía los informes y los estados financieros que año a año hasta el 2015 han presentado a la entidad de control y al SRI, para que siga funcionando la fundación. Eso sería dar con una “piedra” en los dientes a sus críticos.

Lo que recién vaya a elaborarse parecerá ajustado a las conveniencias electorales.

La incitación al delito desde sede diplomática
Parecería increíble, pero es cierto, desde la sede de la Embajada del Ecuador en Londres, el señor Assange ofrece USD 20.000 a cualquier persona por cada información de los archivos de la administración Obama que se le filtre. Harto dinero de por medio.

Esto es, bajo asilo diplomático, se incita al delito contra el Gobierno norteamericano.

Ya antes, la Embajada fue sede de la plataforma de misiles de filtraciones del Departamento de Estado norteamericano y del Partido Demócrata contra la señora Clinton –y, por lo tanto, a favor del señor Trump– en la campaña del 2016, filtraciones que se acusa fueron auspiciadas por el Gobierno ruso de Putin. (O)

 

En la década ganada/perdida, como quiera considerársela, ¡qué cosas se han visto!

 

Aunque usted no lo quiera creer
¿Será magia?, ¿será audacia?, ¿será creatividad?, ¿serán prejuicios ideológicos, sociales o económicos?
2017-01-12T08:47:15-05:00
El Universo

CARICATURA

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Entérece a primera hora de las noticias de Ecuador y del mundo  

Más columnistas