Mama Guada, la mujer que humilló al diablo

Domingo, 19 de Marzo, 2017 - 00h01
19 Mar 2017

En esta Cuenca maravillosa, afortunada por su entorno y su gente, vivía una mujer, propietaria de una cantina apartada a quien llamaban Mama Guada. Según lo que cuentan nuestros abuelos, fue la única persona en este mundo que pudo engañar al diablo. Ante la incredulidad de las personas y según la leyenda, el diablo siempre está detrás de cada persona.

A nuestras espaldas, acechándonos, astuto y rápido para esconderse y desaparecer, cuando nos damos la vuelta; burlándose de esta manera de cada mortal. Mama Guada, que sospechaba de las habilidades del diablo y que conocía sus intenciones, un día se dio cuenta de que este estaba cerca de su cantina, en búsqueda del alma perdida de un hombre que ya bebía aguardiente algunos días y que había abandonado su casa.

La mujer esperó el momento oportuno y para sorpresa del diablo, salió de su escondite, sin darle tiempo a que reaccione. El diablo exhausto y asustado, interrogó a la mujer, que ¿cómo se llamaba?, que ¿quién era?, contestando la misma ¡Mama Guada! Este no podía salirse del asombro, nadie antes había conseguido engañarle y descubrirle.

Mama Guada, no contenta, aprovechó la oportunidad para reprocharle, humillarle y hacerle ver lo mal que se había portado y las maldades que cometía, para que reflexionara. El diablo agachó la cabeza, se sentó en una silleta, avergonzado y cabizbajo, estaba sudando y enrojecido. Se cubrió el rostro con las manos, casi lloraba, hasta que imploró para que Mama Guada, callara en sus acusaciones.

Mama Guada hábilmente le hizo prometer al diablo que desde ese instante tendría que ser más benevolente, más comprensivo y que solo así podía irse y regresar al infierno con un poco de calma… El diablo, apenas pudo, salió a carreras. Desde ese entonces, cuentan que el diablo es menos malo y que no se le ha vuelto a ver más rondando por las inmediaciones del pueblo.

Fuente: ecua-torianisimo1.blogspot.com

Mama Guada, la mujer que humilló al diablo
Intercultural
2017-03-19T00:01:16-05:00
En esta Cuenca maravillosa, afortunada por su entorno y su gente, vivía una mujer, propietaria de una cantina apartada a quien llamaban Mama Guada.
El Universo
Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Entérece a primera hora de las noticias de Ecuador y del mundo