Jorge Célico: Ilusiona ver jugar a Católica; alcanzar el título sería enorme

Marcelo Gallo
Viernes, 17 de Marzo, 2017 - 00h01
17 Mar 2017

Como formador de jugadores y con ocho temporadas en Universidad Católica, el DT argentino Jorge Célico (52 años) ha puesto en la pelea a los camaratas en las últimas campañas. Siempre con un elogiado estilo ofensivo en el 2017 es el líder del torneo. Jugar la Copa Sudamericana le suena a poco; Célico quiere ir a la Libertadores, y no descarta ganar el primer título nacional para el club quiteño (tiene dos subcampeonatos: los de 1973 y 1979).

¿Cuál es su perspectiva del plantel con este arranque del torneo?; son líderes invictos en seis jornadas
Estamos contentos. Hemos desplegado buen juego y eso ha permitido sumar triunfos importantes, pero van seis fechas de un torneo con 44 partidos. Lo que se ha recorrido no es tanto.

¿Cómo ha mantenido en Católica un proceso de ocho temporadas?
Mucho tiene que ver con trazar una línea de trabajo. Arrancamos en el 2009 con el objetivo de promover jóvenes valores y no nos desviamos. Armamos un equipo con características específicas, que proponga fútbol, y eso se ha mantenido más allá de los buenos o malos momentos.

En esos malos momentos está el descenso del 2010.
Tomamos un equipo casi liquidado, bajamos a la B, pero se armó una buena base con el equipo campeón de la reserva para ascender en el 2011. Ese año, en la serie A, ya vimos resultados con un plantel que mostró buen fútbol y que clasificó a la Sudamericana. Fue el primer torneo internacional para el club luego de 33 años.

Desde aquel ascenso, ¿todo fue ganancia para Universidad Católica?
Sí, porque este equipo pasó muchos años (16) en segunda categoría y serie B y cuando ascendió, bajó enseguida. Eso lo cambiamos porque se logró estabilidad en serie A y todo ha sido para arriba. Ahora la exigencia es mayor porque jugar Sudamericana ya nos suena a poco, queremos ir a la Libertadores, y por qué no ganar un título nacional.

¿En un club con mayor presión mediática y de hinchas habría tenido la estabilidad para trabajar?
No tengo respuesta a eso, pero sí puedo decir que me encontré con dirigentes que entendieron esto de procesos, porque todo tiene que ver con la dirigencia. Ahí nacen los proyectos y son ejecutados luego por el personal, por los entrenadores. En el fútbol es atípico porque se inician proyectos y al sentirse presiones mediáticas los clubes desvían el rumbo. Eso no ha pasado aquí.

¿Cómo manejó el club su alejamiento del banquillo en el 2014, cuando dejó el puesto a Luis Soler?
Aunque el equipo no estaba mal, no me sentía bien. Un día me levanté con un dolor en el pecho; me preocupé. No estaba entero y lo hablé con la dirigencia, les pedí salir por bien mío y de Católica.

Pero no se fue del todo.
No. La dirigencia me ofreció una gerencia deportiva y esos dos meses me refrescaron. Recorrí el país y pude traer más chicos para seguir este proyecto. A mi sucesor no le fue bien. Tomamos un equipo relegado, pero rematamos bien. Repetimos clasificación a la Sudamericana y desde ahí seguimos en Copa.

Su vocación ofensiva ha tenido aceptación y crítica. ¿Cómo lo ha manejado?
El halago en el fútbol es de una gran hipocresía. Hay que tener mucho cuidado con eso. Pero no es que esto hable mal de alguien, sino que el ser humano es muy cambiante y en el fútbol se ve mucho más. Somos muy radicales: hoy eres fenomenal y mañana no sirves para nada. Por eso la experiencia ayuda a entender esto, así como me deja tomar esto como un momento lindo, porque es bueno también que los chicos se sientan bien.

Pero también el momento despierta una ilusión. ¿Con qué sueña este año?
Claro que da para soñar, uno ve jugar al equipo así y se ilusiona. Le ganamos a Liga de Quito (3-0) en la última fecha, y con autoridad. Eso nos ilusiona, pero también nos hace poner los pies en la tierra por todo lo hablado.

Como formador, ¿cómo es el acercamiento al grupo?
Aquel entrenador que no hable con sus jugadores de todas las temáticas está equivocado. Como técnico no es que solo dirige, uno forma siempre, aconseja, guía y ayuda, pero también crea lazos afectivos que ayudan a un mejor rendimiento.

¿Y dónde se retribuyen esos lazos afectivos?
Pasó hace poco con Matías Defederico, un jugador que lo tuve desde muy chico en Argentina. Le marcó a Liga y se acercó a celebrar conmigo. Me vino a la cabeza cuando él tenía 10 años y lo festejaba igual. Matías es un futbolista consagrado y ver ese festejo es una retribución, porque lo hiciste crecer y ahora lo comparte contigo. Ese abrazo me llenó más que el 3-0 a Liga, porque la vida pasa por otras cosas; por recorrer un camino y ser feliz, eso me lo ha permitido el fútbol. Son 50 años felices porque ese ha sido el tiempo que he estado vinculado con esto.

Hablaba de retribuir a Católica con un título. ¿Lo siente cercano?
Un título sería lo máximo, Sueño con eso. Sería enorme, sería agradecer y devolver todo lo que me dio este club, por la estabilidad y el apoyo.

¿Se ve mucho tiempo más acá, en Ecuador?
Estoy muy cómodo, soy muy feliz en el país. He estado en otros equipos, pero me debo a Católica. Moverme del país no me llama la atención.

¿Ha sido pretendido por los llamados clubes grandes?
Ya estuve en El Nacional, y aunque siempre han llegado ofertas soy respetuoso de donde estoy, por eso Católica es prioridad, independiente de lo que uno perciba de sueldo porque hay que ser agradecido en la vida. No soy un hombre que está salvado económicamente, pero no priorizo el dinero a tener la satisfacción de estar en un lugar que me gusta. (D)

Jorge Célico: Ilusiona ver jugar a Católica; alcanzar el título sería enorme
Campeonato Nacional
2017-03-17T00:01:25-05:00
[VIDEO] El técnico argentino Jorge Célico ha puesto en la pelea a los camaratas en las últimas campañas.
El Universo
Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Entérece a primera hora de las noticias de Ecuador y del mundo